Recetas de El Señor Escueto

RECETA LITERARIA DE EL SEÑOR ESCUETO José Asunción Silva y su poesía modernista.

Imagen

Estimados desconocidos que pasáis por Brocelandia:

Aquí me hallo de nuevo, con la tarea de recomendaros escuetamente más lecturas mágicas para tiempos difíciles.

¡Señor Escueto, ya sé yo de qué vais a hablar hoy!

¡Ermelina! ¿Cómo osáis adentraros en esta parte del bosque? Os creía en la corte, acompañando a la reina en las fiestas y torneos que tanta fama han traído a nuestra tierra.

Hastiada estaba, amigo, de tanta jarana y tanto cocktail-party, así que he vuelto a Brocelandia para encontrar la tranquilidad de espíritu que la resaca cortesana me ha arrebatado en las últimas semanas. 

¿Y habéis venido a verme justo cuando estaba a punto de lanzar mi recomendación de la semana?

Sé que vais a hablar de libros y, antes de retirarme a mi villa campestre, pensé que quizá no estuvierais solo en la redacción de esta entrada literaria del blog de Ada. Pero, ¿dónde se ha metido todo el mundo? (más…)

Anuncios

RECETA LITERARIA SEMANAL DEL SEÑOR ESCUETO. “La feria de las vanidades”, de W. M. Thackeray.

Imagen

Estimados desconocidos:

Antes de nada, debo aclarar que estoy aquí contra mi voluntad porque no soy muy amigo de salir de mi retiro de eremita lector en Brocelandia. Ada, la dueña de este blog, que es todo tenacidad, me ha convencido, sin embargo, de que cada semana abandone mi hamaca de hilos de seda extensibles, donde me repanchingo con algún ejemplar de mi colección u otros que me presta Sir Pérciglas, para venir a hablaros de un texto que me haya parecido especialmente absorbente, interesante, inteligente o desternillante…Yo intenté convencerla de que lo hiciera el propio Pérciglas, Caballero de las Palabras al fin, pues ¿quién mejor que él para disertar sobre lo que revelan los libros? Pero no hubo suerte. Así que aquí me halláis, queridos lectores, estudiantes, redactores, editores, paseantes o traductores, dispuesto a aceptar, repito, contra mi voluntad, semejante papel…

¡Corta ya ese rollo, Escueto, que me voy a poner más rojo aún del aburrimiento!

¡Será posible! ¿Quién os ha dado vela en este entierro, en este sepelio, en este…cementerio, inhumación o enterramiento, Salino? (más…)