Novela

“Erec y Enid”, de Chrétien de Troyes. Una gran novela olvidada.

IMG_5538

Erec y Enid. Chrétien de Troyes. Ediciones Siruela, Madrid, 1993. 124 páginas.

Son frecuentes las reediciones, adaptaciones cinematográficas y las series televisivas que nos acercan a novelas clásicas de trama sentimental, a menudo acompañadas por caras producciones que se esmeran en recrear ambientes, paisajes y escenas del tiempo en que fueron escritas. En nuestra cultura actual, que venera la imagen, ésta es quizá la vía más segura para mantener vivo un relato. Las películas son hoy una suerte de trovadores digitales. Así, resulta fácil hablar de Orgullo y prejuicio y que casi todo el mundo sepa que se trata de una de esas narraciones que transcurren en la campiña inglesa, donde una heroína de carácter fuerte y sin riqueza consigue el amor de un caballero mucho más acaudalado, de buenísima cuna, aunque de carácter hosco y altivo, que no esconde sino una personalidad bondadosa y romántica, algo tímida. Ya Bridget Jones reivindicaba en su diario los atractivos del galán Colin Firth, que interpretó como nadie a Fitzwilliam Darcy en la versión de esta novela de Jane Austen, producida por la cadena británica BBC y emitida por primera vez en 1995. En 2005 volvió a las pantallas, esta vez de cine, la historia de Lizzy Bennet y Mr. Darcy, dirigida por Joe Wright, que hizo destacar la interpretación de la actriz de moda, Keira Knightley. De esta forma se perpetúa en las masas el conocimiento de los clásicos, incluso en una sociedad como la nuestra, que lee más bien poco.
El mismo patrón se repite con adaptaciones de otras grandes obras literarias en las que el conflicto sentimental hace sufrir a protagonistas y a lectores-espectadores hasta el final. Muestra de ello son las múltiples versiones audiovisuales de Los Miserables, Anna Karénina, Cumbres borrascosas, Jane Eyre, Sentido y sensibilidad, Emma o La edad de la inocencia.
Sin embargo, existen otras novelas de tema amoroso que tuvieron gran importancia en su momento, bien por el éxito de público, bien porque transformaron las características del género o el estilo narrativo, o porque introdujeron elementos innovadores, formales o semánticos, y marcaron así un punto de inflexión en la historia literaria. Estas obras, en cambio, no han gozado de la fuente de pervivencia en la memoria colectiva actual que supone su transformación en imágenes. Ningún director ha llevado estas obras al cine o las ha convertido en series de éxito para la pequeña pantalla. Ningún juglar ha cantado hoy sus peripecias.
Aprovecho, pues, esta oportunidad para recomendar a los que visiten el blog una joyita escondida en los recovecos del tiempo, que se reedita de vez en cuando pero que apenas se publicita ya. Y, sin embargo, ahí sigue, esperando con paciencia a que algún curioso, ávido de descubrir viejos tesoros, la rescate del olvido y disfrute del espléndido festín de personajes y situaciones que encierran sus páginas. Se trata de Erec y Enid, un insólito relato de aventuras que nos habla de la relación de Erec, caballero de la corte artúrica, con su esposa, Enid. El apuesto y noble Erec, famoso gracias a sus hazañas y a su valentía, deja repentinamente la vida caballeresca de las armas, en defensa del honor y la virtud, por culpa del amor que siente por su esposa. Después de la boda, ambos pasan el tiempo disfrutando de los placeres del matrimonio en su lecho nupcial mientras el pueblo murmura y se lamenta de la debilidad en la que ha caído su señor a causa de una mujer hermosa. Enid escucha los rumores y teme que la fama de su caballero esté cayendo en picado y con ella su buen nombre y su honor, algo importantísimo de conservar en la segunda mitad del siglo XII- cuando la novela fue escrita por el francés Chrétien de Troyes-. (más…)

Anuncios

Ojalá te suba todo

índice

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

OJALÁ TE SUBA TODO, de Luis Benvenuty. Ediciones Carena, Barcelona, 2014. 337 páginas.

 Ojalá te suba todo, del sociólogo y periodista Luis Benvenuty (Salamanca 1974), cuenta la historia de Mario Venturini, escritor descarriado después de su primer éxito literario, enganchado a la cocaína y a otras sustancias estupefacientes, al alcohol, y al nihilismo rebelde como justificación moral de todo, que intenta sobrellevar su vida profesional y familiar sin que se note demasiado que se encuentra al borde del derrumbe. La novela se divide en tres partes que podrían interpretarse como el camino del personaje desde el infierno al purgatorio y, finalmente, a una suerte de chapucera redención que, en realidad, parece llevarlo de nuevo al principio. El protagonista cuenta, en primera persona, lo que le sucede al regresar a Cádiz, su ciudad natal, a la que se traslada desde Barcelona para empezar de nuevo en un trabajo que le da igual, huyendo del escenario en el que ha vivido una gran mentira.

Ojalá te suba todo es uno de esos libros cuya lúcida crudeza nos hace removernos a ratos en el asiento mientras nos pone delante un mundo que reconocemos, con cierto resquemor, como nuestro, y un antihéroe a la altura de Henry Chinaski, Mark Renton, Jamie Conway, el cónsul Geoffrey Firmin y, de otra manera no tan romántica y decadente, pero igualmente autodestructiva y mucho más sórdida, lo acerca a los caracteres débiles de Dick Diver en Suave es la noche, o a Alain LeRoy en El fuego fatuo. (más…)

¡MELISANDE! ¿QUÉ SON LOS SUEÑOS?

Imagen

¡MELISANDE! ¿QUÉ SON LOS SUEÑOS?, de Hillel Halkin. Traducción de Vanesa Casanova. Libros del Asteroide, Barcelona, 2014. 262 páginas.

 

Hacía tiempo que no me encontraba con una novela que supiera manejar el delicado asunto del amor con la profundidad, el lirismo y la sinceridad que el escritor, traductor, crítico literario y biógrafo neoyorkino de origen israelí, Hillel Halkin, despliega en esta obra de madurez, ¡Melisande! ¿Qué son los sueños? Tampoco es frecuente que un libro se convierta en sujeto activo de su propia historia y adquiera un significado que lo erija no solo en emisor para el lector, sino para los propios personajes de la trama que encierra. Así, la narración se engrandece y cumple una función que trasciende la mera lectura porque se convierte en motor de aquello que el relato ya no va a contar pero que cualquiera que haya conocido a sus personajes desearía conocer: ¿qué va a suceder ahora? (más…)

“CUANDO CANTO, LA BOCA ME SABE A SANGRE”, de Javier López González

Imagen

CUANDO CANTO, LA BOCA ME SABE A SANGRE, de Javier López González.  Ediciones Carena. Barcelona, 2013.  362 páginas.

 

Lo primero que llama la atención al empezar la lectura de Cuando canto, la boca me sabe a sangre es la riqueza del lenguaje con el que su autor, Javier López González, nos habla de la vida del protagonista; Paul Martínez, hijo de emigrantes andaluces en Francia, obligados a cruzar la frontera para huir del régimen de Franco, se instala en París con sus padres y su hermana, y se va integrando en su nueva realidad mientras en España transcurren los años de la dictadura. Él se convierte en periodista de un diario francés y su hermana Sara estudia medicina, se casa con José Chacón, un bailaor de flamenco de gran carisma y humanidad, aunque con relativas dotes para el baile, y comienza a trabajar como médico cooperante en diferentes países. La repentina muerte de Sara y de su marido José en un accidente de coche, convierte a Paul en tutor legal de su único sobrino, Boris.

Este es el momento de arranque de la novela, el punto de inflexión a partir del cual las vidas de tío y sobrino se unirán, de manera forzada al principio, puesto que no habían mantenido excesivo contacto antes de la tragedia, pero con mayor naturalidad al avanzar la convivencia. (más…)

“EL FRENTE RUSO”, UNA LECTURA CATÁRTICA.

Imagen

¿Por qué, en lugar de esas tristes y cada vez más miserables copas de Navidad a las que las diferentes instituciones administrativas del país invitan a sus funcionarios, nuestros dirigentes del sector público no encargan un ejemplar de la novela de Jean-Claude Lalumiere “El frente ruso” y obsequian con él a sus trabajadores a final de año?

Sería un regalo mucho más original y, sin duda, contribuiría a relajar la tensión que los casi dos millones de trabajadores públicos del país (después de la tijera, serán algunos menos) han ido acumulando a lo largo de estos últimos seis años de crack económico.

“El frente ruso” es una novela que contiene todas las propiedades freudianas de un chiste liberador y, a la vez, ofrece una visión lúcida y real como la vida misma de la catástrofe administrativa en la que se ve que no sólo nuestro país está sumido (parece que el vecino tampoco se salva de la quema). (más…)