Mes: febrero 2014

RECETA LITERARIA DE EL SEÑOR ESCUETO José Asunción Silva y su poesía modernista.

Imagen

Estimados desconocidos que pasáis por Brocelandia:

Aquí me hallo de nuevo, con la tarea de recomendaros escuetamente más lecturas mágicas para tiempos difíciles.

¡Señor Escueto, ya sé yo de qué vais a hablar hoy!

¡Ermelina! ¿Cómo osáis adentraros en esta parte del bosque? Os creía en la corte, acompañando a la reina en las fiestas y torneos que tanta fama han traído a nuestra tierra.

Hastiada estaba, amigo, de tanta jarana y tanto cocktail-party, así que he vuelto a Brocelandia para encontrar la tranquilidad de espíritu que la resaca cortesana me ha arrebatado en las últimas semanas. 

¿Y habéis venido a verme justo cuando estaba a punto de lanzar mi recomendación de la semana?

Sé que vais a hablar de libros y, antes de retirarme a mi villa campestre, pensé que quizá no estuvierais solo en la redacción de esta entrada literaria del blog de Ada. Pero, ¿dónde se ha metido todo el mundo? (más…)

Anuncios

“EL FRENTE RUSO”, UNA LECTURA CATÁRTICA.

Imagen

¿Por qué, en lugar de esas tristes y cada vez más miserables copas de Navidad a las que las diferentes instituciones administrativas del país invitan a sus funcionarios, nuestros dirigentes del sector público no encargan un ejemplar de la novela de Jean-Claude Lalumiere “El frente ruso” y obsequian con él a sus trabajadores a final de año?

Sería un regalo mucho más original y, sin duda, contribuiría a relajar la tensión que los casi dos millones de trabajadores públicos del país (después de la tijera, serán algunos menos) han ido acumulando a lo largo de estos últimos seis años de crack económico.

“El frente ruso” es una novela que contiene todas las propiedades freudianas de un chiste liberador y, a la vez, ofrece una visión lúcida y real como la vida misma de la catástrofe administrativa en la que se ve que no sólo nuestro país está sumido (parece que el vecino tampoco se salva de la quema). (más…)

“UMBERTO D.” NEORREALISMO DEL NEOLIBERALISMO.

Imagen

Comienza la película cuando un grupo de pensionistas de la tercera edad piden, en una manifestación no autorizada frente al Ministerio, una subida “justa” del importe que reciben del Estado a cambio de toda una vida de servicios laborales prestados. ¿Les suena de algo? Inmediatamente, varios coches de la policía los persiguen, amenazan con atropellarlos si no abandonan la protesta, los hacen correr y desperdigarse por la plaza y las calles aledañas para evitar ser arrestados o heridos por la carga policial, que los espanta como un buey a las moscas. Al fin y al cabo, ¿qué peligro físico entrañan un puñado de viejos con pancartas? (más…)

TURÍN DE CINE (POR ADA NARRADORA)

Imagen

Esta ciudad piamontesa de resonancias históricas y cinturón industrial ceñido, a su vez, por las montañas nevadas de los Alpes, conserva todo el encanto de una urbe centroeuropea  con la calidez que Italia otorga a su patrimonio geográfico, humano, gastronómico y cultural.

El jueves por la noche abandoné Brocelandia para volar a esa ciudad hermosa, cuyo amplio centro se halla salpicado de plazas monumentales, edificios del siglo XIX magníficamente conservados, palacios en los que todavía resuenan los ecos de la “unificación” nacional, y estatuas en escorzos inverosímiles o lanzas sobre las que se posan, irreverentes, las palomas bajo la lluvia. El gris de los muros, algo mohosos por las inclemencias del clima prealpino, se veía potenciado por las nubes densas que se extendían como una pantalla de ceniza llorosa. Finalmente las gotas hicieron desaparecer la nieve al convertirla también en parte del paisaje, despojándola de su blancura y solidez.

A orillas del Po los álamos aguardaban, calvos e impertérritos, a que el sol prendiera las llamas verdes de sus brotes -aún no sé en qué mes sucederá eso exactamente- y sus calles, porticadas en muchas de las arterias centrales, albergaban un muestrario de tiendas de ropa (casi todas de alguna marca internacional), cafés antiguos de dulces  artesanos y otros que hacían homenaje a la progresía joven de la ciudad (cafés-librería, cines-librería, cibercafés…etc).

Toda la extensión urbanizada se encuentra  dominada por la presencia de la Mole Antonelliana, edificio iniciado en 1863 por Alessandro Antonello para formar una sinagoga pero que, finalmente, fue adquirido por el ayuntamiento de Turín en 1878 con la intención de hacer de su aguja un emblema de la ciudad y de la joven nación. Fue terminado en 1889 y durante años se convirtió en la construcción más alta de Europa, con sus 167 metros. Hoy me parece una interesante paradoja que cobije entre sus muros el Museo Nacional del Cine, arte por excelencia no del siglo XIX, sino del siglo XX. (más…)